El colágeno es una proteína de origen animal que se puede incluir en nuestra dieta, así como aplicar a la piel mediante numerosos tratamientos de belleza. También ayuda a mantener la firmeza de los músculos y la salud de las articulaciones.

En general, el tratamiento con colágeno no suele presentar problemas. Sin embargo, en algunas personas (alrededor de un 3%) puede producir reacciones alérgicas, por lo que se aconseja efectuar una prueba de sensibilidad. Por fortuna, aún en el peor de los casos, el colágeno no es el único tratamiento posible para obtener sus beneficios. Veamos algunas alternativas.

Recuerda que antes de recurrir a cualquiera de estos tratamientos es necesario consultar con un especialista y asesorarte acerca de las ventajas y las desventajas de cada uno.